Revistas alternativas

El precio de la libertad

Por Colectivo Devenir

(El presente artículo fue publicado en revista Devenir nro. 25, a modo de cobertura de la charla “Alternativas de periodismo”)

  revistas

 A partir de 2001 surgieron una gran cantidad de revistas que en su modo de hacerse, pensarse, contar y ser distribuidas son alternativas a los medios gráficos tradicionales y denominados “comerciales”. Cuatro de estos medios –Barcelona, Sudestada, Cítrica y Devenir- compartieron en octubre una charla en el marco del Encuentro de Cultura Alternativa que organizó La Libre, un ineludible espacio de resistencia cultural.

Las preguntas que se responden a continuación son las que en las escuelas de periodismo nos enseñaron que tienen que estar presentes en el primer párrafo de una nota. Aunque muchos de los integrantes de los colectivos que gestionamos medios independientes estudiamos en lugares convencionales, la decisión de buscar nuevas formas de comunicación, más auténticas y menos intervenidas por intereses económicos, nos llevó a soñar con publicaciones colectivas en las que, a partir del encuentro con otros compañer@s, podemos o intentamos reflejar otras historias, otros mundos.

Satisfechos en general por poder llenar de contenidos que nos gustaría leer a nosotros las páginas de nuestros medios, existe un terreno en el que las revistas autogestionadas todavía pisamos con la inseguridad de un niño que recién se lanza a caminar: la sustentabilidad económica. El desafío es, lógicamente, traducir esas formas alternativas de la comunicación a la obtención de recursos que nos permitan sostener los proyectos y, por qué no, poder vivir de este trabajo a futuro.

¿Qué?

“Pensamos en el lector, fundamentalmente. Para nosotros está bueno contar algo que a vos como lector te gustaría leer y esto creo que es algo que hacemos todos los medios independientes”, expresó  Diego Pintos de revista Cítrica, un proyecto cooperativo engendrado en la toma de los trabajadores del diario Crítica que resistieron al cierre.

Contar a partir de lo que al colectivo le interesa fue el común denominador de lo que los medios presentes en la charla expresamos como norte a la hora de definir contenidos. Esa independencia de las presiones que pueden ejercer las marcas que están detrás de las publicidades, de los acuerdos oficiales o de los grupos de poder económico hace que las revistas alternativas nos alejemos de las agendas mediáticas para imponer nuestros propios temas, mostrar historias invisibles y reflexionar, también desde el humor, sobre la “realidad”, o sobre una diversidad de “realidades”.

Sin embargo, la lucha gobierno-oposición ha llevado a la luz temas que hasta hace cinco años eran impensados que aparecieran en la superficie. “Creo que Barcelona fue una revista pionera sobre todo en cuanto a la denuncia de un discurso –señaló Daniel Riera, uno de los integrantes del colectivo que realizan esta publicación humorística que lleva once años circulando- Esto de reflejar de alguna manera esa pintada que conocimos hace muchos años que decía ‘nos mean y los medios dicen que llueve’ fue el espíritu de Barcelona en el comienzo. Hoy sucede algo que es muy bueno pero que a nosotros nos obliga a reinventarnos y es que ya todo el mundo sabe que ‘Clarín miente’. Pero nos tenemos que reinventar en una época en la que el debate político está atravesado por la sospecha. Entonces si a vos te parece bien algo que está haciendo el gobierno y no tenés pauta oficial es porque seguro que estás recibiendo un sobre debajo de la mesa y si a vos te parece una cagada algo del gobierno es porque te vendiste a la corpo”.

 riera rie

En este sentido, Carolina Uribe de Sudestada, otra revista que lleva más de una década de existencia, apuntó que “hay un tema que parece imposible que es que uno haga un medio y no pertenezca a ningún partido o grupo de poder. A nosotros nos pasa mucho que estamos en una feria, por ejemplo, y nos preguntan a quién respondemos o a dónde pertenecemos. La verdad es que hacia adentro nosotros estamos de acuerdo en la gran mayoría de los temas, pero muchas veces nos matamos porque no opinamos lo mismo”.

Por su parte, Matías Buduba, el compañero de Devenir que estuvo presente en la charla aportó que “en referencia a esto de que hay temas que antes no se trataban en los grandes medios y ahora sí puede surgir que uno se pregunte si da hacer una nota igual cuando, por ejemplo, TN está una semana abollando con el tema de megaminería y nosotros creemos que hay que hacer la nota igual porque el enfoque que ellos le van a dar nunca va a ser el mismo que el nuestro porque ellos tienen intereses detrás. O sea, no hay que descartar el tema, sino buscarle la vuelta. Lo que pasa es que a veces es difícil encontrar nuevos enfoques”.

¿Cómo?

La definición de criterios estéticos está presente en todas las publicaciones que se presentaron en la charla y, más allá, en todas las que circulan. No es lo mismo una revista alternativa que un diario de propaganda partidaria. La búsqueda de que el cómo acompañe al qué hace que las revistas autogestionadas tratemos de ofrecer el mejor papel, las mejores fotos y los mejores diseños de los que somos capaces.

“Hay que correrse de la premisa que implica que un medio por ser autogestionado o cooperativo no tiene que tener buena calidad y mucho menos un contenido profesional”, sentenció Mariana Varela de Cítrica. Y fiel al estilo barcelonezco, Riera replicó: “eso ustedes, nosotros cuando arrancamos con Barcelona tratamos de hacerlo con el peor papel posible, por supuesto que esa es una búsqueda estética, y lo que buscábamos era un papel de mierda que reforzara la idea de que se trataba de un medio oprobioso al que no se le podía creer una palabra”.

¿Quiénes?

Otra constante, que quizás aporta a la definición de “alternativos”, es la organización interna. Aunque en el papel figuran, en algunos casos, los escalafones convencionales de director, editores, redactores, todos los medios presentes en el encuentro expresamos un funcionamiento horizontal donde los contenidos son definidos en forma colectiva. En algunos medios como Cítrica, Devenir o Barcelona, este proceso incluye la definición en forma conjunta del sumario, la edición entre todo de los materiales, la escritura sin firmas (en Devenir) e incluso en referencia a las notas centrales o de tapa, la elaboración conjunta del cuestionario. En el caso de Sudestada existe un grupo de tres miembros que definen el sumario al igual que la editorial, aunque todos los integrantes del grupo proponen las notas y, lógicamente, pueden cuestionar si existe algún “ruido” en el discurso. “Esto es más bien por una cuestión operativa ya que de otro modo todo se demoraría mucho más porque la mayoría tenemos otros laburos”, explicó Carolina.

Papel en mano, en las revistas alternativas más chicas son sus hacedores quienes recorren cada kiosko para garantizar puntos de venta. Pero el trabajo se extiende más allá de la hechura de la publicación. Entre todos se responden mails, se actualizan las páginas web, el facebook, se distribuyen los ejemplares de promoción, se llevan las revistas a los suscriptores entre otras tareas que hacen que la “productividad” no siempre sea la mejor.

 gente

¿Dónde?

Una revista impresa tiene, al menos por ahora, un destino ineludible: los kioscos de diarios y revistas. “Desde la Asociación de Revistas Culturales Independientes de Argentina (AReCIA) estamos dando una pelea al respecto para poder crear un circuito alternativo, que actualmente está prohibido y que es resistido”, señaló Daniel y explicó que “buena parte de los recorridos de distribución son de Clarín y nos están apretando los huevos. Si vos me preguntas por qué razón este medio quiere quedarse con la plata que genera, no te digo Barcelona que vende 15.000 ejemplares, sino otra revista más chica, la respuesta es: no sé pero quiere”, sentenció.

Existen, no obstante, algunas alternativas compuestas por centros culturales o librerías con espíritu compañero (como La Libre), que aceptan su comercialización. En la Ciudad de Buenos Aires también se creó hace poco el kiosco de revistas autogestionadas, conocido como “El Kiosquito”, ubicado en el barrio del Abasto.

En el interior, excepto Cítrica que tiene convenio con medios cooperativos de diferentes provincias, las revistas alternativas circulan donde se pueden hacer contactos, personas o colectivos que se comprometen con las publicaciones.

¿Cuándo?

Barcelona y Sudestada nacieron a pocos meses de la crisis de 2001. “Nosotros éramos un grupo de amigos que nos conocíamos algunos por haber estudiado en TEA y otros de algunas otras publicaciones

como La Maga o la Rolling Stone. Cada vez que nos veíamos nos preguntábamos de qué manera podíamos expresar lo que sentíamos y hacer una revista que nos perteneciera porque había caído todo el paradigma neoliberal y ese clamor de ‘que se vayan todos’ de alguna manera no apuntaba sólo a la clase dirigente sino también a los modos convencionales de hacer periodismo”, recordó Daniel.

En el caso de Sudestada el punto aglutinador fue la Universidad de Lomas de Zamora. “De allí surgió el primer grupo al que luego nos fuimos sumando otros compañeros”, describió Carolina.

Devenir comenzó a gestarse en la Universidad de las Madres pos 2001, no sólo porque el grupo se conoció cronológicamente durante esos años, sino porque desde su nacimiento el colectivo adhirió a una nueva forma de pensar la política a partir de los movimientos sociales y organizaciones de base, más que de los partidos.

“El germen de Cítrica fue en la toma del diario Crítica –apuntó por su parte Diego- antes de que el medio cumpliera un año (Jorge) Lanata se fue y durante el segundo año partieron los dueños. De un día para el otro quedamos sólo los laburantes. Durante siete meses se produjo la toma pacífica del espacio porque era nuestro refugio, donde podíamos juntarnos. Y allí nació la idea de una cooperativa, de hecho hoy en este espacio somos cinco ex Crítica y el resto son compañeros que se fueron sumando entendiendo cuál era el espíritu de aquella toma”.

Contactos: La Libre (http://lalibrearteylibros.wordpress.com/) Bolivar 646, San Telmo, Buenos Aires. / 4343-5328 / lalibrearteylibros@gmail.com.

Revista Cítrica: http://www.revistacitrica.com/ Revista Barcelona: http://www.revistabarcelona.com.ar/ correo@revistabarcelona.com.ar Revista Sudestada: http://www.revistasudestada.com.ar / sudestadarevista@yahoo.com.ar Revista Devenir: http://www.revistadevenir.com.ar / revistadevenir@gmail.com

Anuncios