Encuentro de Cultura Alternativa

En los últimos diez años una serie de cambios, tanto técnicos como culturales, se ha producido a nivel mundial en diferentes aspectos relacionados con la creación, difusión y circulación de la cultura. El desarrollo del espacio virtual con sus múltiples herramientas y posibilidades, las facilidades técnicas que permiten la producción y reproducción doméstica de obras de distintos formatos, las transformaciones permanentes en los soportes de almacenamiento y los cambios en los hábitos de consumir y relacionarse con las producciones culturales son todos fenómenos interrelacionados, que no paran de abrirse camino y que generan, a su paso, nuevos contextos, territorios e ideas. De ese cruce permanente de realidades cambiantes surge la posibilidad de pensar la cultura a partir de una perspectiva distinta a la predominante durante el siglo pasado. No hace falta una editorial para editar un libro ni una empresa discográfica para grabar un disco. Tampoco es necesario acudir a la Enciclopedia Británica o a alguna otra institución legitimada y legitimante para consultar una información determinada. Ni siquiera es necesario apelar a la prensa o la publicidad tradicionales para difundir una obra. La idea de una cultura que pueda crecer y desarrollarse más allá del control de empresas e instituciones, es el resultado del cruce permanente de todos estos fenómenos. Cómo se define y se piensa a sí misma esa cultura, cuáles son las expresiones que forman parte de ella, qué grado de cohesión existe o puede existir entre esas expresiones, cuáles son los antecedentes que existen en el pasado y las posibilidades reales que se abren hacia el futuro. El deseo y la necesidad de plantear y responder ese tipo de preguntas son la motivación de este encuentro.

¿De qué estamos hablando?

Cultura alternativa, libre, independiente, autogestiva, marginal, under, contracultura, existen muchos movimientos y tendencias que se cruzan permanentemente. En esos cruces se funden irreverencias ideológicas, estéticas subterráneas y prácticas nacidas de las nuevas técnicas y costumbres. Cada nombre refleja un costado de la cuestión, aprehende un porcentaje del flujo, pero ninguno termina de abarcarlo completamente. Cualquier definición rigurosa que se intente corre el riesgo de encerrar más de lo que potencia. A pesar de ello queremos animarnos a plantear un enfoque que sirva para pensar la cuestión de manera integral. Situamos ese enfoque en el vínculo entre la cultura y el poder. Entendemos que toda práctica de transmisión cultural o de conocimiento se encuentra mediada por relaciones de poder. Todas las grandes empresas e instituciones culturales y educativas, en la medida que ocupan el lugar fuerte de la relación de poder son incapaces de transmitir sus mensajes de forma horizontal, siempre que hablan inevitablemente defienden su espacio de poder. Frente a esta realidad existe una diversidad de prácticas que encaran la transmisión cultural como un espacio en el cual la relación entre quien habla y quien escucha, el artista y el espectador, el periodista y el lector, el maestro y el alumno, se desarrolla de forma horizontal y sin restricciones. Esas son las prácticas que, más allá de los nombres que tengan, queremos potenciar. Todas coinciden en pensar que la transmisión cultural no es un medio para reproducir las relaciones de poder sino una herramienta para desarmarlas.

¿Quiénes participan?

De acuerdo al eje planteado, toda iniciativa que tienda abrir, democratizar y expandir los distintos canales de circulación del conocimiento, el arte y la información pueden ser enmarcados dentro de esta contracultura libre y alternativa. Desde los grupos y personas que trabajan en el desarrollo de software libre, cuya filosofía sirve de base para muchas de estas iniciativas, hasta los diversos artistas y colectivos de artistas de trabajan de manera independiente y autogestionada, creando y difundiendo sus obras por sus propios medios; desde los proyectos de periodismo alternativo que contrarrestan las bajadas de línea de los medios hegemónicos de cualquier bando, hasta el trabajo pedagógico de talleres y bachilleratos populares que acercan el conocimiento a quienes están excluidos de sus canales de circulación. Creemos que los proyectos de este tipo y muchos más se encuentran interconectados no solamente por lazos de afinidad ética o ideológica sino también por vínculos personales, de empatía y amistad. Más allá de definiciones teóricas, en muchos casos son las mismas personas las que participan de los distintos proyectos.

¿Y por qué hacemos todo esto?

En última instancia, además de discutir y articular pensamientos y prácticas, este encuentro busca aportar un espacio más para que se crucen los distintos flujos, se conozcan las diferentes personas y se estrechen las complicidades posibles. La construcción de vínculos es el principal objetivo de esta iniciativa. Es por ello que el encuentro contará con una doble modalidad. Cada una de las fechas tendrá una primera parte de charlas en la que los invitados cuenten sus experiencias en sus ámbitos de trabajo y una segunda parte, cuando caiga la noche, de festival artístico, con música, poesía y teatro. De esta manera apostamos por potenciar las redes de trabajo y afecto en que se desarrollan todos estos proyectos, arrimando los cuerpos para que las ideas no se queden quietas.